Hay constancia de algunos vestigios de la época y de documentos históricos en los que se citan antiguos asentamientos de población en el término de Hinojosa, así como otros hechos que ilustran su modo de vida.

-La Necrópolis, compuesta de 12 sepulcros antropomorfos labrados en roca granítica; aún se pueden ver en el lugar llamado Rodillo de La Laja. Están datados entre el siglo V y VIII. En la actualidad hay dos sepulcros situados en las cercanías del museo municipal.

-Castillo de la Malgarrida situado al noroeste de Hinojosa, casi en el límite del término de Bermellar, surgió como castro prerromano. Fue levantado en la época prerromana y perduró hasta la Edad Media,. Esta fortaleza contaba con muros defensivos apoyados en grandes peñascos de granito que lo cercaban.
En el año 1161, el Rey Fernando II de León, en documento de donación cede los derechos episcopales de la Diócesis de Ciudad Rodrigo al Obispo de Santiago de Compostela, se cita entre otras villas fortificadas la de -Margarrida-, hoy conocida como Malgarrida.

-El documento más antiguo donde se hace mención a Hinojosa data de 1174. Es un escrito entre los Obispos de Salamanca y Ciudad Rodrigo para establecer los límites de ambas diócesis. Se refieren a la villa como Teneyosa o Feneyosa.-En 1175 en documento del Papa Alejandro III se confirma esta distribución y vuelve a aparecer la referencia a Hinojosa.

-En el siglo XII Hinojosa era un lugar estratégico y muy apreciado por su situación, por su Castillo y por tener los terrenos más productivos de la diócesis de Ciudad Rodrigo. Desde el Castillo de Hinojosa se veían las fortificaciones de Bermellar y Lumbrales. En él habitaba El Abad de los Templarios, que regía toda la Comarca, de ahí su nombre, Comarca del Abadengo. En el año 1180 se cita como Abad de los Templarios, como caballero de la villa a un tal Diego Abas.

- En 1311 se disuelve la Orden de los Caballeros Templarios, sus bienes se repartieron entre el Rey y la Orden de Malta, una orden religiosa perteneciente a la Diócesis de Ciudad Rodrigo.Era el Obispo Martín, de Ciudad Rodrigo quien señoreaba la villa de Hinojosa, nombrando alcaide del Castillo. Los vecinos de Hinojosa y de San Leonardo, estaban obligados a velar el Castillo haciendo rondas, a entregar cargas de leña y varios corchos de pan, junto con los vecinos de pueblos cercanos como La Fregeneda, Bermellar, Lumbrales y La Redonda.

-En 1441 Fernán Nieto, por orden del Rey Juan II, conquista el Castillo de Hinojosa que estaba bajo el mandato del Obispo D. Alfonso V. Este excomulga a los vecinos de Hinojosa que han participado en el asalto al Castillo capitaneados por Fernán Nieto, quien pone de alcaide del Castillo a su tío Fernán Nieto ¿El Viejo¿.
Al cabo del tiempo, el Castillo volvería al dominio del Obispo de Ciudad Rodrigo.

-Hasta 1492, momento en que los Reyes Católicos decretaron la expulsión de los judíos, hubo en Hinojosa una comunidad, aunque no llegaron a gozar de Aljama propia o concejo, que autogestionara los impuestos que le imponía la monarquía al considerarlos súbditos del Reino. Figuran desde 1485 hasta 1490 los judíos de Hinojosa pagando los diversos impuestos junto con los judíos de otros pueblos de la zona.

-En 1469 el Obispo de Ciudad Rodrigo, D. Alfonso Gómez de Paradinas, reforma la cabecera y los arcos de la actual ermita, colocando su escudo de armas que aún se conserva en perfecto estado.

-Hay constancia de que el municipio contaba con una barca para cruzar el río Duero, durante gran parte del siglo XV El Obispo de Ciudad Rodrigo,como propietario de la Barca, prohibía a los vecinos de Hinojosa cruzar el Duero por otro lugar. Hecho que finalizó por orden de los Reyes Católicos en 1489, tras una queja de los vecinos de Hinojosa a la Corte Real.

-Aunque desde 1407 el territorio de Ciudad Rodrigo pagaba un tributo, llamado el salín, por el consumo de sal, que se importaba, sobre todo, de Portugal.En 1447 Juan II, obliga entre otras zonas, a los vecinos de Hinojosa, a aprovisionarse, exclusivamente de las salinas de Atienza, en Guadalajara. Esta prohibición y la cercanía con Portugal provocaron que en Hinojosa se practicara el contrabando con el comercio de la Sal.

En 1510 la Reina Doña. Juana I de Castilla, ordena al arrendador de las salinas, Pedro Salazar, quitar las caballerías y los aparejos a los vecinos de Hinojosa, prohibiendo el tráfico de Sal desde Portugal, guardando este privilegio solo para la ciudad de Salamanca.

El comercio con productos de Portugal, como pan y grano era controlado por un alcaide de sacas que actuaba como administrador en el puerto aduanero situado en Hinojosa.

 

Ayuntamiento de Hinojosa de Duero
Calle Plaza de la Constitución 1. 37230 Hinojosa de Duero (Salamanca)

Contacto

Teléfono: 923 515003 | Fax: 923 515016
Correo electrónico: ayto.hinojosa@gmail.com